jueves, 8 de diciembre de 2011

El Papa pide a la Inmaculada por los que "carecen de trabajo" y están "privados de libertad"



Benedicto XVI ha pedido en la Solemnidad de la Inmaculada por "las necesidades y angustias" de aquellos que "están privados de libertad, carecen de trabajo o pasan por momentos de dificultad o dolor".

El Santo Padre ha realizado esta petición durante el tradicional ángelus recitado con ocasión de la Solemnidad de la Inmaculada que la Iglesia celebra este jueves en todo el mundo.

Además, el Papa ha destacado que la expresión de "llena de gracia" con la que el Arcángel Gabriel se dirige a María en la Anunciación indica "la obra maravillosa del amor de Dios, que ha querido volver a darnos la vida y la libertad, perdidas por el pecado, a través de su Hijo Encarnado, muerto y resucitado".

Por ello, según ha recordado Benedicto XVI, desde el siglo II en Oriente y Occidente, la Iglesia "invoca y celebra la Virgen que, con su 'sí' ha acercado el Cielo a la Tierra" y pasando a ser "generadora de Dios y nutriente de nuestra vida".

Finalmente, ha recordado que la Iglesia es también "virgen y madre de todos los cristianos" que "con la fuerza secreta del Espíritu Santo les concibe y les da la luz, ofreciéndoles a Dios para que sean también llamados hijos de Dios".