lunes, 19 de noviembre de 2012

Reflexión filosófica

Guillermo Álvarez Rodríguez, seminarista de 3º curso, ha escrito para nuestro blog esta reflexión filosófica:

BREVE ENSAYO SOBRE LA INFLUENCIA DEL EPICUREISMO EN LA SOCIEDAD POSMODERNA
Estas líneas quieren ser una breve reflexión filosófica sobre la influencia epicúrea en la sociedad posmoderna actual. Este deseo nace de la contemplación de la sociedad en la que vivo.
Muchos coincidimos en señalar que nuestra sociedad presenta fuertes influencias filosóficas, diversas y variadas; aún cuando muchos también no son plenamente conscientes de ello. Merece mención especial la influencia de Nietzsche, en el aspecto nihilista (aún cuando Nietzsche no era un nihilista puro, pues defendía este medio para conseguir un fin, llegar al súper-hombre). Nietzsche a su vez bebe de las corrientes Sofistas (s. v a C) las cuales mantenían un claro escepticismo sobre la posibilidad de conocer la verdad (en oposición a Sócrates, que mantiene que la verdad es posible, eterna, e inmutable), y que ésta dependía de las circunstancias: aquí tenemos la clave de lo que yo denomino el "relativismo salvaje" actual, tan propio de la posmodernidad.
Observo también una fuerte influencia epicúrea. Para explicarme quiero en primer lugar exponer el término epicúreo, entendiendo por epicureísmo el sistema de filosofía basado en las enseñanzas del filósofo griego Epicuro (siglos IV y III a.C.). Su actividad filosófica se desarrolla en "El Jardín", escuela por él fundada en Atenas. La doctrina más conocida es que el placer constituye el bien supremo y la meta más importante de la vida. La verdadera felicidad, según Epicuro, consiste en la serenidad que resulta del dominio del miedo: de los dioses, de la muerte, y de la vida futura. Su Ética era fundamentalmente hedonista. Buscando la liberación de los miedos, Epicuro sostenía que "los dioses, en caso de que existan, no piensan en nosotros". Y "no hay razón para temer a la muerte. Cuando yo estoy la muerte no está, y cuando la muerte esté yo no estaré".
En segundo lugar deseo aclarar qué quiero decir al citar la sociedad posmoderna: Las características de la posmodernidad son muy amplias y diversas; abarcan diferentes áreas de lo colectivo y lo individual; incluso relativas a las concepciones intrínsecas de esos mismos términos. Como características concretas quiero mencionar el desencanto; la renuncia a las utopías, y al progreso conjunto.
Expuestas estas definiciones, ¿de qué manera el epicureísmo está presente en la sociedad posmoderna? Podemos encontrar sus influencias en muchos ámbitos de la esfera social, como por ejemplo la "idolatría del concepto de confort" y la idea de felicidad basada en "pequeños placeres".
Incluso la concepción y aceptación de la eutanasia tiene base en el sistema especulativo epicúreo: si la felicidad consiste en el "placer", la enfermedad aparece como un término opuesto. Y si la felicidad consiste en el dominio del miedo a la muerte, su postulación a favor de la misma parece coherente con base en ese pensamiento.
El Epicureísmo tiene, por tanto, mucho que contarnos de esta sociedad. Conocer la filosofía es conocernos mejor a nosotros mismos en el marco social en el que nos encontramos.