viernes, 29 de abril de 2016

Aprendizaje Pastoral - Visita del Vicario



D. Jesús Miguel Martín Ortega

El martes 26 de abril nos visitó el Vicario Episcopal de Pastoral y del Clero, D. Jesús Miguel Martín Ortega, aceptando de muy buena gana la invitación que le habíamos hecho a pasar con nosotros un rato distendido pero provechoso. Tuvimos la suerte y la oportunidad de compartir con él mesa y mantel. Aunque el plan era dejar para la sobremesa la "tertulia formativa", no pudimos evitar que ya en la comida surgieran algunos comentarios, que nos ayudaron a ir "entrando en harina".
Queríamos conversar con D. Jesús sobre la Pastoral y la Pastoral en nuestra Diócesis en particular. "Pastoral" es una palabra enorme, no por su ortografía sino por todo lo que entra en su contenido, en su realidad más concreta. 
Sin quitar la merecida importancia a otros temas, quizás sea este de la pastoral el que más nos preocupa a los seminaristas; precisamente por ese vasto contenido de sectores y actividades: catequesis, celebraciones litúrgicas, formación y participación de jóvenes, de matrimonios y de adultos, atención a familias, visitas a los enfermos,... Pero también porque es donde más dudas nos surgen ante la previsible realidad que vamos a vivir como sacerdotes: muchos pueblos que atender, pueblos envejecidos y casi deshabitados, falta de cristianos comprometidos,... 
Nos quedaron claras varias cosas. La primera, que la pastoral no puede reducirse a la programación de las Misas. La segunda, que no hay ninguna receta mágica y, mucho menos, una sola receta. La tercera, que tenemos que aprovechar aquellas virtudes que cada uno tenemos. La cuarta, que hemos de ser creativos a la hora de plantearnos las actividades de pastoral (por ejemplo, ¿dónde se dice que la catequesis debe darse a lo largo del curso escolar? ¿No se puede plantear un curso intensivo durante el verano?). La última, pero quizás más importante de todas, que los sacerdotes necesitan (necesitamos) trabajar juntos. Es aquí donde nos la jugamos: si queremos adaptar la pastoral de un modo conveniente a los signos de los tiempos y hacerla eficiente, lo primero que hemos de mejorar es la forma de trabajar de los sacerdotes. Es difícil superar diferencias, ceder, ponerse de acuerdo,... pero es mucho más provechoso, para el mismo sacerdote pero, sobre todo, para la Iglesia.
Para terminar, si pincháis sobre la imagen podéis acceder a la sección de la Diócesis en la que se presenta el Plan Pastoral 2015-2020, el Programa Pastoral 2015/2016 y la carta del Sr. Obispo.